RONQUIDO

El ronquido es un ruido que ocurre durante el sueño como consecuencia de la vibración de las estructuras naso faríngeas, pero principalmente a la altura del velo del paladar y la base de la lengua. Se debe a una obstrucción del paso del aire.

Cerca del 50% de la población adulta ronca, siendo mayor el número entre los hombres.

Es frecuente que sea la pareja quien acompañe al roncador a la consulta.

Es muy importante diferenciar lo que es ronquido de lo que es apneas obstructivas del sueño. (SAHOS). En el primero hacemos referencia al ruido molesto, que es más bien un problema social que de salud, mientras que cuando hablamos de SAHOS, si bien la mayoría de las veces se ve acompañado de fuertes ronquidos, además, ocurre una detención de la respiración y una evidente dificultad respiratoria. El SAHOS es una patología que puede acompañarse de aumento de riesgo cardiovascular, accidente cerebro vascular, HTA, accidentes de tránsito por hipersomnia diurna (sueño excesivo y patológico durante el día), etc.

Es posible mejorar el ronquido mediante cirugía del velo del paladar (uvulopalatoplastia) o mediante la resección de las amígdalas palatinas (cuando se encuentran aumentadas de tamaño) o simplemente mejorando la ventilación nasal mediante correcciones de desviaciones de tabique (septumplastia) o de cornetes (turbinoplastia).

Sin embargo, cuando este se acompaña de apneas obstructivas, es posible que la cirugía tenga poco éxito. En estos casos el abordaje es diferente, multidisciplinario (neurólogo, cardiólogo, neumonólogo, etc.), con énfasis en el sobrepeso u obesidad (nutricionista y psicólogo), y en los casos en los que se pueda hacer un aporte quirúrgico este es de mayor complejidad y para la menor parte de los casos.

El ronquido en los niños, en cambio, se debe principalmente a la hipertrofia de las amígdalas palatinas y de las adenoides. Presenta una excelente respuesta al tratamiento quirúrgico de amigdaloadenoidectomía