OTOEMISIONES ACUSTICAS

Tal como lo enuncia el término se trata de sonidos producidos por el oído a partir de la estimulación

"todo niño recién nacido tiene derecho a que se estudie tempranamente su capacidad auditiva y se le brinde tratamiento en forma oportuna si lo necesitare"

Así lo enuncia la ley 25145 del programa nacional de detección temprana y atención de la hipoacusia.

Las Otoemisiones acústicas son el primer paso en el protocolo de screening auditivo neonatal.

Se trata de un estudio sencillo, en el que se requiere que tú bebe este dormido para que permanezca quieto y tranquilo durante unos minutos, se le coloca un pequeño taponcito en cada uno de sus oídos por separado y se le envía sonidos a través de un equipo. Este se encarga de procesar las respuestas para registrarlas en un programa específico.

Tu bebe no va a sentir dolor, y no debe producir ninguna respuesta voluntaria, ni observable. Al estimular el oído con sonidos este producirá una respuesta que será captada por el equipo sin notarlo.

¿Cuándo se debe realizar el estudio? Las Otoemisiones pueden hacerse desde las primeras horas de vida y se recomienda hacerlo antes del alta hospitalaria. Si esto no es posible debes acudir con tu bebe a los centros de salud donde se realizan estudios audiológicos antes del mes de vida.

¿Qué pasa si se excede el mes? ¿El estudio es válido?

Las Otoemisiones acústicas pueden realizarse aun pasado el mes, pero se requiere que sea lo antes posible para obtener un diagnóstico temprano y un tratamiento oportuno.

¿Si los resultados son negativos quiere decir que mi bebe es sordo?

Las Otoemisiones pueden dar negativas cuando tu bebe esta resfriado con sus oídos inflamados, cuando tiene taponcitos de cera o restos de líquido amniótico, por lo tanto es un resultado negativo transitorio que puede revertirse.

Si el resultado es positivo ¿debo repetir el estudio?

Si tu bebe cuenta con antecedentes de riesgo de padecer hipoacusia, por enfermedades durante el embarazo, complicaciones en su nacimiento o la existencia de algún familiar sordo, (entre otras causas) el estudio debe repetirse aunque haya resultado positivo.

Si no existen indecentes de riesgo y tu bebe no presenta ninguna enfermedad o síndrome que pueda acompañarse de sordera, no debes repetir el estudio de resultado positivo.

Ante cualquier duda consulta con el pediatra, un especialista de oído o una fonoaudióloga.