AMIGDALAS Y ADENOIDES

Las amígdalas y adenoides son tejidos linfoides ubicados en la faringe que en ocasiones son causantes de problemas como infecciones a repetición, ronquidos, etc. En determinadas situaciones se analiza la posibilidad de retirarlas quirúrgicamente.


¿Que son las amígdalas y las adenoides?

       Son un grupo de tejidos linfoides que se localizan en destinas regiones de la faringe, entre ellos se destacan las llamadas amígdalas palatinas(comúnmente llamadas amígdalas) y las adenoides (también conocidas como amígdalas faríngeas o vegetaciones).

Su función es inmunológica, pero solo tienen importancia en la niñez temprana, principalmente hasta los 3 años. Superada su edad su papel inmunológico pierde importancia.

¿Dónde se encuentran ubicadas?

      Las amígdalas palatinas o simplemente amígdalas, se encuentran ubicadas a ambos lados de la faringe, por detrás de la lengua, entre dos estructuras que se conocen como pilar anterior y pilar posterior de la faringe.

Las amígdalas faríngeas o simplemente adenoides, se encuentran en la porción mas alta de la faringe conocida como rinofaringe, que se encuentra por detrás de la nariz.

Debido a sus ubicación en la vía área alta, su anormal crecimiento produce obstrucción a la circulación del aire.

¿Porque a veces es necesario extraerlas quirúrgicamente?

      Cuando las amígdalas comienzan a producir problemas, muchas veces la mejor opciones es la cirugía. Pero la decisión no siempre es fácil, se debe evaluar la necesidad, que el paciente cumpla con algunas de las indicaciones.

Vamos a dividir esta pregunta en pacientes pediátricos y pacientes adultos, ya que las indicaciones son parecidas, pero no iguales.

El principal motivo en los niños es la obstrucción respiratoria, ocasionando babeo en la almohada, ronquidos intensos y apneas del sueño (interrupciones de la respiración durante el sueño).

Durante el día es común observar las respiración por la boca. Es necesario recordar que la respiración fisiológica es por la nariz, ya que al pasar por la nariz el aire se filtra, se humedece y se calienta, para pasar en condiciones optimas a las vías respiratorias más bajas y finalmente a los pulmones. Si no se encuentra en condiciones optimas aumentan las posibilidades de irritación e infecciones respiratorias.

La respiración bucal a largo plazo produce de manera lenta y progresiva deformaciones faciales y del paladar, con una dentición inadecuada. Estos cambios a veces son irreversibles.

Otra causa frecuente de adenoamigdalectomía son las faringoamigdalitis eritematopultácea a repetición. Pero no cualquier faringitis es una amigdalitis pultácea, es decir con exudado (placas). De hecho la mayoría de las faringitis son anginas rojas producidas por virus, y no por bacterias (principalmente streptococcus pyogenes).

El diagnostico debe la faringitis debe ser preciso, si es posible por el pediatra o un otorrinolaringólogo. Los cuadros suelen incluir fiebre, ganglios aumentados de tamaño en la región del ángulo de la mandíbula y las ya mencionadas placas.

Otros síntomas de amígdalas anormalmente grandes son dificultad para tragar alimentos sólidos como la carne, o una "voz de papa caliente".

En los adultos la cirugía de amígdalas es menos frecuente, y la de adenoides prácticamente inexistente, puesto que después de la adolescencia involucionan.

Es más frecuente la realización de la cirugía por reiteradas infecciones producidas por bacterias. Muchas veces el exudado de la amigdalitis (placas) es confundido por los pacientes e incluso por los médicos no especialistas con lo que se conoce como cáseum (para ampliar ver artículo sobre cáseum), que no es una infección como tal y su prevalencia es muy alta en la población adulta.

En caso de halitosis (mal aliento) causado por cáseum es necesario evaluar la relación riesgo-beneficio de acceder a una cirugía por tal motivo. Es necesario que el cirujano y el paciente en conjunto quienes tomen la decisión evaluando las distintas posibilidades.

Si el cáseum se produjera siempre en las mismas criptas (pequeños pozos de las amígdalas) también se podría recurrir a la cirugía conocida como criptólisis (para ampliar ver artículo sobre cáseum)

Las apneas en el sueño en el adulto rara vez son producidas por las amígdalas, ya que la obesidad es el principal causante. Sin embargo a veces pueden ser las culpables y la amigdalotomía sería la mejor alternativa. Es necesario hacer un correcto diagnostico antes de tomar la decisión.

¿En qué consiste la cirugía?

      En nuestra institución el paciente se interna la mañana de la cirugía, uno de los padres puede ingresar al quirófano con el niño para acompañarlo hasta que se duerma. Los médicos especialistas es anestesiología que forman parte del equipo tienen mucha experiencia en niños.

Una vez finalizada la cirugía el paciente regresa a su habitación donde permanecerá solo un par de horas a hasta que la recuperación sea optima.

Se reanaliza bajo anestesia general para mayor seguridad, y se retiran las amígdalas y las adenoides utilizando instrumental especifico. Se puede controlar el sangrado utilizando coagulación con radiofrecuencia, electrocoagulador o suturas de hilo reabsorbibles.

¿Es mejor hacer la cirugía con LASER?

   El laser NO tiene ninguna ventaja sobre las otras técnicas, inclusive es más doloroso el postoperatorio. Lamentablemente se utiliza la palabra "laser" para convencer a los pacientes que es una técnica superior con fines económicos.

¿La cirugía tiene alguna complicación?

       Como cualquier acto quirúrgico las complicaciones pueden existir.

En la cirugía de amígdalas la de mayor importancia es el sangrado, que aunque su frecuencia es baja, puede ocurrir dentro de los primeros 10 días.

¿Cómo es el postoperatorio?

      Los cuidados deben ser durante los primeros 10 días. Incluyen reposo relativo, que no significa cama permanente, simplemente no realizar actividad física, o juegos que impliquen saltos y corridas por ejemplo.

La dieta va variando con el correr de los días.

El primer día debe ser blanda y fresca (helado, yogurt, gelatina, flan, etc.). A continuación se pueden incorporar otros alimentos, pero siempre deben ser alimentos que NO raspen (cáscara de pan , alimentos crocantes, etc.), evitar alimentos demasiado calientes, salados o agrios.

El aporte de líquidos es muy importante, y no debe faltar.

El nivel de dolor es variable. En los niños es poco doloroso en relación a los adultos, quienes suelen referir dolor dos o cinco días posteriores a la cirugía.

Es posible que aparezca dolor de oídos al deglutir, o del cuerpo (cuello , espalda) como efecto de los anestésicos. Ambos ceden al poco tiempo o con analgésicos comunes.

En ocasiones aparece fiebre de hasta 38 grados los dos primeros días, sin ser esto una complicación. Ante su aparición se administran antipiréticos comunes como ibuprofeno o paracetamol.

En el lugar donde se encontraban las amígdalas aparecerá una "pasta blanquecina", esto es parte del normal proceso de cicatrización y no debe tocarse.

El cirujano permanecerá atento a cualquier necesidad por teléfono las 24hs.


Puedes contactarnos para consultar precio y disponibilidad de turnos